La Agencia Internacional de la Energía (IEA por sus siglas en inglés) es una institución fundada en la década de los 70´s para promover la coordinación de políticas energéticas de sus Estados miembros con la finalidad de asegurar energía confiable, asequible y limpia a sus ciudadanos. El 17 de febrero de 2018, gracias a la profunda reforma energética actualmente en curso y a sus esfuerzos hacia una transición energética sustentable,  México se convirtió oficialmente en su 30º país miembro y el primero a nivel de América Latina.

Es evidente el compromiso de colaboración de la IEA en México para desarrollar y difundir información estadística en materia de energía, así como para intercambiar mejores prácticas de políticas públicas en el sector. Dos documentos resumen esta colaboración: “Mexico Energy Outlook 2016” en donde se hace un ejercicio de los retos energéticos de nuestro país hacia el 2040 y  “Energy Policies Beyond IEA Countries – Mexico 2017” que elabora un análisis de las políticas públicas relacionadas con las reformas energéticas, los retos hacia adelante y recomendaciones para aterrizarlas efectivamente.

En materia de implementación de política pública y cumplimiento de compromisos internacionales hacia el mejor uso de la energía y mitigación del cambio climático, es de gran importancia el rol de los bancos nacionales de desarrollo en el financiamiento de proyectos energéticos en cooperación organismos multilaterales como es el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La División de Conectividad, Mercados y Finanzas del BID ha venido colaborando con Instituciones Financieras en México para el desarrollo de capacidades y fomento de proyectos sustentables en las áreas de energías renovables, finanzas climáticas y eficiencia energética (www.greenfinancelac.org).

Un ejemplo de ello es el desarrollo del Programa de Seguro de Ahorro Energético (ESI por sus siglas en inglés) que ha desarrollado instrumentos financieros y no financieros para fomentar inversiones en proyectos de eficiencia energética en los sectores productivos, tanto industriales como comerciales y de servicios. El Programa tiene cobertura regional, e incluye a México como uno de los países beneficiarios. Otros países participantes en el programa son Brasil, Colombia y El Salvador. Los instrumentos  ESI están enfocados en : i) ayudar a potenciales inversionistas del sector privado a seleccionar proyectos de eficiencia energética donde los ahorros paguen las inversiones; y ii) capacitar a las  instituciones financieras locales sobre los riesgos y beneficios reales asociados a estos proyectos y, aumentar su disposición a financiarlos.

La colaboración entre instituciones, públicas y privadas, nacionales e internacionales es fundamental para acelerar el paso hacia una economía más verde. Felicitaciones a México por incorporarse a la IEA y por sus esfuerzos en finanzas verdes.

 

Articulo elaborado por el Ing. Adalberto Padilla, consultor para el BID en materia de eficiencia energética y finanzas climáticas.