Una ESCO es una empresa que proporciona servicios energéticos a sus clientes. En forma conceptual una ESCO realiza en general:

  • Diagnostica problemas de eficiencia energética y proponen medidas de solución.
  • Garantizan ahorros soportados en la figura de contratos por desempeño, que se hablará en futuras publicaciones.
  • Aportan la inversión que hacen viable el proyecto a cambio de compartir los ahorros generados
  • Supervisan y auditan constantemente que la instalación cumpla lo acordado
  • Verifican el cálculo de las variables que derivan el ahorro.

En cuanto al funcionamiento de una ESCO, existen dos modelos generalmente aplicados:

  • Modelo de ahorros compartidos en donde generalmente la ESCO realiza la inversión e instalación del equipo a cambio de compartir un porcentaje del ahorro generado.

 

Diagrama 1 – Ahorros compartidos

  • Modelo de ahorros garantizados en donde la empresa quien realiza la inversión y requiere que un tercero garantice el desempeño del proyecto con base en su experiencia por haber realizado la recomendación de la tecnología, ingeniería e instalación del proyecto. En este alcance está también la ejecución del proyecto.

 

Diagrama 2 – Ahorros garantizados

Diversos son los beneficios de contratar a una ESCO frente a un “proyecto hecho en casa”:

  • Libera de la necesidad de inversión a la empresa
  • Absorbe el riesgo financiero que conlleva,
  • Delega el riesgo técnico derivado de la instalación y operación del equipo. Asimismo el mantenimiento corre por cuenta de la ESCO.
  • Los servicios son facturados como tal, teniendo un beneficio fiscal sobre el proyecto.

El modelo ESCO no es algo nuevo, existe desde hace varias décadas y ha originado su desarrollo a las crisis energéticas en los países desarrollados.

Al día de hoy, existen ESCO´s prácticamente en todo el mundo, en algunos países con más éxito que en otros. Cabe destacar que en Europa y Estados Unidos es donde se han desarrollado de una manera significativa, existiendo cientos de estas empresas.

En México el mercado de las ESCO´s se ha venido impulsando en los últimos años pero falta mucho por hacer.

Cierro con una reflexión sobre la analogía con la cual iniciamos este artículo: imagínese una empresa que le asegure un ahorro en el manejo de inventarios, en su costo financiero o en su ciclo de producción y que en caso de no cumplirse estarían cubiertas por la propia empresa que le brindo el servicio. Esto es lo que hace una ESCO con su energía. Suena atractivo, ¿no es así?

 

Ing. Adalberto Padilla: El Ing. Padilla actualmente es consultor para el BID en materia de eficiencia energética y finanzas climáticas. Asimismo coordina la comisión de financiamiento de la AMENEER.

apadilla.energia@gmail.com.mx