Supongamos que usted vive en Hermosillo, es casado y tiene hijos. Tanto usted como su pareja trabajan. Los niños cursan la primaria. Es verano y la temperatura promedio durante los meses de verano oscila entre los 35o C y los 42 o C. La casa en que ustedes viven cuenta con clima. Por confort familiar, ésta se mantiene a una temperatura de 25 o C. Sin embargo y luego de un par de meses de mantener encendido el clima, pasa lo inevitable: llega la cuenta del proveedor de luz!

A manera de ir controlando el gasto familiar deciden apagar el clima durante el periodo en el que todos están fuera de casa. Sin embargo, sucede que la ganancia térmica de la casa es tal, que al llegar a ella por la tarde, la temperatura interior es insoportable. ¿No sería ideal poder iniciar el clima de nuestra casa desde nuestra oficina antes de salir? De tal suerte que al momento de llegar, estuviera en un rango óptimo de confort, y simultáneamente nos permita tener un consumo eléctrico moderado.

El ejemplo anterior muestra una aplicación típica del internet de las cosas donde el sistema de aire AC doméstico, está conectado a internet y mediante la “App” correspondiente, el usuario puede activarlo, apagarlo, cambiar el set point, e interactuar con las demás funciones de la unidad a distancia y a través de una interfaz gráfica intuitiva.

El internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés) no es otra cosa que la interconexión digital de cientos y miles de dispositivos a través de la super red que es Internet. Permite el desarrollo de una gran diversidad de aplicaciones, tan grande como la cantidad de dispositivos habilitados para ser conectados e interactuar en internet: aplicaciones en el campo de la salud, de la agricultura, aplicaciones domésticas, en la industria, y por supuesto en el campo de la energía.

Desde luego, para aprovechar el avance tecnológico que significa el internet de las cosas, implica algunos desafíos para el profesionista que no esté ligado al mundo de la informática: habrá que familiarizarse y entender algunos conocimientos de redes, de computación y dependiendo el grado de complejidad de la solución, otros más de programación. Términos como MAC Address, NTP Server, IP Address, y acrónimos utilizados ampliamente en el ámbito de redes: URL, LAN, HTML, por citar algunos, deberán ser conocidos por el usuario.

El Internet de las Cosas permitirá que vivamos en un mundo mucho más interconectado, mejor informado e, idealmente, más inteligente. Lo anterior exige también del desarrollo de sistemas de protección para garantizar la integridad operativa de los sistemas, así como para evitar accesos no deseados y demás tipo de “hackeo”.

El concepto de IoT llegó para quedarse. Le sugiero lo asimile con actitud “milenial” (de manera entusiasta) ya que quiera o no, forma y formará cada vez más, parte de nuestra vida cotidiana… además … será divertido programar la temperatura del jacuzzi antes de salir de la oficina.

 

Ing. Juan Torres: El Ing. Juan Torres es Director de Desarrollo de Negocios en Pentacom, firma especializada en instrumentación para medición y monitoreo de la energía.